Todavía me sorprendo cuando veo mi situación actual.

Si me lo llegan a decir hace dos años probablemente me hubiese reído  ¿Cómo iba a pensar yo que acabaría contigo? Para mi siempre has sido mi modelo de chica perfecta: pelirroja, piel blanquita, cuerpazo, corsets y cuero… pero nunca pensé que pudieses estar al alcance de mi mano. Hoy ya hace un año de que todo esto cambió.

Desde entonces y poco a poco comencé a creer, comencé a sentir que, tal vez, fuésemos como las piezas de un puzzle que encajan perfectamente completando la imagen. Y así fue, hoy lo podemos celebrar, al fin, que estamos juntos y nadie nos va a separar.

¿Ya?¿Tan rápido ha pasado el tiempo? Pues resulta que si. Todavía me acuerdo de aquella noche, de como me hiciste la cobra un par de veces, de como me enganché a tu cintura e intenté convencerte de que la edad no importaba… y de aquel momento tan especial en la parada del autobús.

Hace un año ya… aunque es muy relativo: pienso que te conozco de toda la vida pero siento que todo esto sucedió ayer mismo. Todavía siento como aquel chico de 17 años se quedaba con el beso en los labios mientras tu subías en aquel autobús.

Siempre hemos tenido dos fechas, la primera de ellas es el día 4 de cada mes por aquel 4 de Enero (Que también está cerca de cumplir un año) y la segunda es aquél 27 de Noviembre a las 4:40 de la mañana donde, por primera vez, nuestros labios se juntaron, creando así la unión perfecta: Tu y yo.

Y así por siempre.