Sainte chapelle

He de reconocer que este año no tenía intención de escribir el repaso que suelo hacer todos los años. La desgana me puede.

Pero mientras me duchaba he recapacitado un poco. No tengo por qué hacerlo como lo he hecho todos los años, al menos no hoy, así que he decidido pararme unos minutos y escribir unos cuantos párrafos para repasra lo que ha sido este 2017.

No me cabe duda que en este 2017 han sucedido bastantes cosas que van a quedar marcadas por siempre en mi vida. La primera de ellas, que además fue un propósito de año nuevo, es que he logrado independizarme.


Es cierto que no ha sido como a mi me gustaría porque estoy viviendo en Madrid, una ciudad que ya desde el ilusionante inicio me decepcionó y que conforme los meses han transcurrido me he dado cuenta de que no es una ciudad a la que (al menos por ahora) pueda considera mi hogar.

Pero lo cierto es que ahí estoy. Tengo 23 años, un trabajo estable y he logrado independizarme. Ya para el año que viene dejamos lo de estar en una ciudad en la que si me sienta cómodo.

Por otro lado mi mentalidad ha cambiado en muchos temas que considero importantes y que no voy a mencionar aquí. Creo que estos cambios han sido hacia una versión de mi mismo mucho más abierta de mente en todos los sentidos, lo cual me va a permitir crecer bastante como persona. Nada más viendo mi last.fm ya se puede entender de lo que hablo:

El stoner y el trap ahí abriéndose paso

Por último, otro gran acontecimiento que ha sucedido este año es algo que llevaba pensando hacer desde hace muchos años: mi interrail.

Pese a que en un principio planteé hacerlo yo solo al final solo la mitad de este viaje fue solo, yendo acompañado la primera mitad y parando entre medias en el Brutal Assault una vez más (a ver si para 2018 cambio de festi, que va tocando).

Desde luego esta ha sido otra experiencia enriquecedora como pocas y que, aunque por momentos se hizo bastante cuesta arriba, siempre voy a recordar con cariño. Solo espero que este sea el primero de muchos viajes más con la mochila al hombro. En 2018 repito 😛

La verdad es que no todo en este año ha sido positivo, ha estado marcado por muchos altibajos y etapas bastante oscuras durante la segunda mitad del año. Ha habido personas que me han decepcionado, pero también ha habido otras que me han sorprendido gratamente y creo que es mejor quedarme con lo positivo.

Para el año que viene solo espero poder seguir avanzando y creciendo como persona al ritmo que lo he hecho este año. Y ya todo lo demás llegará.

¡Feliz 2018!