No creo que lo hayáis notado, puesto que no creo que nadie haya entrado a este sitio en todo el año, pero estamos a Diciembre y aun no he escrito ni media palabra aquí.

Hace unos cuantos días, en mi Curious.cat me dijo alguien que tenía este blog abierto aun por nostalgia y que estaba abandonado. No nos vamos a engañar, lo cierto es que este blog está abandonado, y no es el único que se encuentra en este estado en 2018. Casi como una plaga los blogs han ido cayendo uno por uno y hoy día son muy pocos los que no se han perdido.

La forma que tenemos de comunicarnos en internet ha cambiado mucho y hoy día redes sociales como Facebook o Twitter son mucho más dinámicas a la hora de expresarnos. Eso hace que contar una historia por twitter, a pesar de la incomodidad que puede suponer hacerlo en un hilo, sea normalmente más satisfactorio que hacerlo en un blog. Por eso mismo las redes sociales han sido un éxito de público que los blogs no llegaron a ser nunca.

Twitter se ha convertido en mi blog. Un blog bastante absurdo, pero es verdad que la historia de mi vida casi que se puede seguir ahí, igual que mis pensamientos, mi música y demás. Lo que antes expresaba por aquí (la canción de la semana, ideas políticas, hablar de temas de actualidad, etc) hoy lo expreso en twitter. Por eso, la verdad es que mi blog tiene poco sentido hoy día, más allá de la nostalgia.

Aun así, hace poco me propuse retomar la escritura y por eso tengo un diario en el que me permito expresarme más claramente. Por si fuera poco, otro sentido más que le quito a este blog.

No creo que cierre el blog, no por ahora, pero la verdad es que me temo que las cosas van a seguir como están. Un tiempo al menos.