La ciudad duerme. Llueve.

Es domingo, son la 1:00 de la mañana ahora mismo, mañana me tengo que despertar a las 6:30 para estudiar, tengo examen de biología. Pero hay algo que no me deja dormir.
Al poco de acostarme me he dado cuenta de que llovía, y bastante. Poco a poco ha ido aumentando y con ella mi sensación de agobio. ¿Qué poyas me pasa ultimamente?
La habitacion estaba super cargada por lo que he decidido abrir la ventana para que entrase un poco de aire fresco, a ver si así dejaba de agobiarme.
Me he quedado embobado, mirando la ventana. La tranquilidad echizante de un pueblo completamente deshabitado me ha hecho quedarme admirando la soledad durante casi media hora, hasta que el ruido de un coche me ha devuelto a realidad. Que bonito es el paisaje que puedo admirar desde mi ventana.
He subido la mosquitera, esa redecilla que me quita claridad cuando miro por la ventana. La odio, mucho. No me gusta, me quita luz y a demás no puedo ver bien las cosas de mi ventana pero bueno, a mi madre le dan panico los insectos así que tengo que joderme.
Me he cagado al rato, una persona ha pasado bajo la lluvia, sin paraguas… iba completamente vestida de negro o tal vez no, pero mi vista no ha atinado con el color que era así que lo dejaremos en negro. Se ha quedado mirando mi ventana por un par de segundos, probablemente me haya visto y ha seguido. Ha sido una de esas situaciones en las que no puedes evitar mirar para atrás y sentir un escalofrío.
Y aquí estoy, insomne, absorto en mis pensamientos y contemplando con admiración un paisaje solitario y lluvioso, bonito a su manera aunque un tanto tétrico, a oscuras en mi habitación.
Bueno, ahora que me fijo se me ha ido toda la sensación de agobio que tenía… aunque en la habitacion hay un ambiente muy pesado.
A saber a que hora me conseguiré dormir… mientras tanto me voy a quedar mirando la lluvia, pensando en nada y si eso escribiendo en mi blog…
Nos vemos, pronto.