Ya, el título del post tal vez sea un poco alarmista pero creo que me entenderéis un poco mejor cuando termineis de leerlo. De primeras se puede interpretar como una defensa a la industria del copyright, la SGAE y nuestra amada ministra Ángelez Gonzalez-Sinde pero una vez más os tengo que decir que no es así.

Para explicarme os pondré un ejemplo: Desde siempre se han utilizado los medios físicos para transmitir la información, la cultura y demás. La música se escribía en partituras de papel, los cuadros se pintaban en lienzos, las fotografías se sacaban impresas… pero algo está cambiando todo esto. Cada vez tendemos a apoyarnos más en los médios digitales, ya sean discos duros de nuestros ordenadores, e-books o cualquier otro.

La música deja de escribirse en partituras y pasa a estar interpretada en discos, más tarde en archivos dentro de un disco duro, después estas se guardan en “la nube” y se borran de cualquier otro medio. Los libros se escriben en papel, más tarde se escanean o se escriben digitalmente directamente y se empiezan a utilizar solo en e-books, luego estos dejan de estar en las memorias de los ordenadores o los libros digitales y se llevan a la nube… y así sucesivamente con todo. ¿Para qué ocupar espacio con todo esto si se puede tener en internet?

Pero todo lo digital es muy efímero, realmente nada existe como lo vemos en la red, es solo un conjunto de impulsos eléctricos, nada que puedas ver sin la ayuda de un monitor u otro instrumento. ¿Quien no ha perdido las fotos de un viaje o la música que descargó hace dos meses?

Nada de lo que hay en internet existe como tal dentro de él y el hecho de que cada vez tengamos más datos dentro de él y menos fuera me dio que pensar bastante el otro día. Como muchos sabréis, lo primero que busca un dictador cuando toma el poder es eliminar todo vestigio de cultura. Ahora imaginemos que dentro de X años todo lo que tenemos está en la red, los e-books han terminado de sustituir a los libros convencionales y muy pocos son los que tienen de estos en sus casas debido al espacio que ocupan. Además el acceso a internet está en todos lados, no se necesitan discos duros ya que cuentas con un espacio ilimitado en internet y por lo tanto ningún aparato lo trae, haciendo que estos dispositivos sean más finos y ocupen menos espacio también.

Y de repente… un loco da un golpe de estado y “se carga” la nube.

¿Qué sucedería si esto pasase? perderíamos todos los conocimientos hasta la fecha, empezaríamos de cero. El manual de cualquier cosa se borraría, solo tendríamos los conocimientos que adquirimos antes del “Apocalipsis cultural”. Probablemente los datos serían borrados y no se podrían recuperar.

Esto lo hago a modo de reflexión, puesto que seguramente muchos de vosotros no tengáis fotos físicas y la mayoría estén en los discos duros de vuestros ordenadores, algo muy similar puede pasar en el futuro con los documentos, con los libros… ¡se acabaron las montañas de papeles, las estanterías llenas de libros! Pero tened en cuenta que en el futuro puede que la cosa se tuerza, no exista la tecnología que tenemos ahora y entonces todos estos años de evolución digital habrán sido en balde.

No pretendo alarmar a nadie, algo como lo que nombro arriba es más un argumento de una novela de ciencia ficción que algo que pueda pasar en la actualidad, pero quiero dar a conocer la cara oculta del avance y de nuestra era digital. No todo es tan bueno como puede llegar a parecer.