Parece que fue ayer cuando todo esto empezó. Mi intrusión en el mundo de los blogs fue hace ya 3 años y sinceramente no me he arrepentido ni un solo instante de ella.

Ayer me hice un blog y hoy hace ya tres años que la aventura comenzó. No siempre he mantenido el mismo estilo para escribir, se nota que cuando comencé con esto era mucho más niñato de lo que soy ahora (aunque lo sigo siendo, seguramente). Cambié el estilo mil veces, cambié el formato de las entradas otras mil, el nombre de los “comentarios” por “milagros” debido a su escasez, las barras laterales, el banner… pero lo que no cambian son mis ganas de escribir aquí y de seguir mejorando.

¿Y ahora qué? Pues nada, hay que seguir escribiendo hasta que el cuerpo aguante, “The show must go on”. Esperan muchas entradas, unas mejores que otras que me servirán tanto de desahogo como para divulgar conocimientos y demás, lejos quedan ya esas entradas solo dedicadas a amoríos y temas bohemios a falta de imaginación, un buen silencio es más bonito que cualquier otra cosa.

Me despido de ustedes, pero solo por ahora ya que me he ido de viaje de estudios y tengo muchas cosas que contaros, así que… ¡Hasta ahora!