Creo que no estamos entendiendo bien la situación. No sé si somos conscientes de que a 25 de Diciembre de 2013 el Granada CF, un equipo que no veía la élite del fútbol hacía muchísimo tiempo allá por 2011, está clasificado en el puesto número 12 de la tabla. No sé si somos conscientes de que los 20 puntos con los que contamos son el mejor número que hemos obtenido en las últimas 3 temporadas, teniendo ya casi la mitad de lo necesario para salvar la categoría sin terminar la primera vuelta y, además, estamos situados en un puesto bastante tranquilo de la tabla, a 5 puntos del descenso (y a solo 8 de Europa League). ¿Cómo es posible que, yendo las cosas así, haya gente que se atreva a pitar a nuestros jugadores? ¿Con qué cara le estamos diciendo al entrenador que más alto nos está llevando “Lucas vete ya”? Os recuerdo que el año pasado por estas fechas teníamos 13 puntos y que hace dos años teníamos 16.

Han quedado olvidados esos años en los que el Granada se enfrentaba a equipos como el Arenas de Armilla o luchaba por ganarse una plaza en la liga de ascenso a 2ª contra el Linares… o tal vez no es que haya quedado olvidado, es que sencillamente, los que hoy día exigen que un equipo como el nuestro juegue como los ángeles, solo tal vez, no estaban ahí. Estoy seguro que si hubiesen estado en esos momentos hoy serían mucho más agradecidos con lo que tenemos.

Al estadio se va a animar, se va a dejarse la garganta por tu equipo y tus colores. Al estadio se va a hacer que los jugadores sepan que estás con ellos, a llevarlos en volandas y, si hace falta, a ayudar a que se levanten.

Si, es bien cierto que nuestro equipo no da el rendimiento esperado en casa, es cierto que las cosas podrían ir mucho mejor, pero creo que el por qué está claro: Porque aquí juegan con una presión añadida. Gracias a vosotros, silbatos con patas, nuestros jugadores salen con una presión añadida al terreno de juego. Gracias a vosotros, un jugador que tenga un fallo sentirá que no vale para nada durante el resto del partido. Y así nos va.

Lo cierto es que no pensaba publicar nada al respecto de lo vivido el Sábado en el Nuevo Los Cármenes pero me he encontrado con un reportaje de El Día Después que me ha cabreado. En especial quiero dedicarle esto al hombre que tan airadamente critica al 22 (Aunque es aplicable a todos los silbadores). Pido por favor a todos los “aficionados”, como este hombre, que se vayan a su casa a ver el fútbol, con su brasero y una cerveza.  Y lo pido, creo, en nombre de todos los que vamos al estadio no a solo a ver un partido, sino que a ver a nuestro equipo, a dejarnos la piel junto con nuestros jugadores. Oiga señor, que con el dinero del carnet le da para pagarse el Canal Plus y así puede ver al Granada y a su Madrid/Barsa, que seguro que también es súper fanático de alguno de estos dos. A continuación os dejo el video:

 

¡Menos silvar y más animar!