La industria del copyright movió un dedo y se enviaron cartas advirtiendo de acciones legales. Cuando las cartas se ignoraron, la industria movió un dedo y se interpusieron las acciones judiciales. Cuando los jueces resolvieron en favor de denunciados y demandados, la industria movió un dedo y se recurrieron las resoluciones. Cuando volvieron a perder en los juzgados, la industria movió un dedo y desaparecieron los jueces.

P.D.: Síntesis escrita teniendo en la cabeza el cuento “El Mago“, oído por primera vez al grupo de teatro Proyecto Cuyac.

———————-

Esta es la sintesis que hace el abogado David Bravo sobre la Ley Sinde, tema que está sonando mucho en los últimos días por el magnífico atropello a las libertades de los ciudadanos que supone.

Segun esta ley, las webs que dirijan a sitios de descarga o estos mismos sitios se cerrarán sin necesidad de una orden judicial… pero que os voy a contar que no hayais escuchado ya en labios de @edans o de @dbravo

Y no, en este post no me voy a dedicar a dar mi opinion sobre esta magnífica ley, eso será mas adelante.