Hace ya tiempo que decidí no llevar ese ritmo de vida. Hace tiempo que dejé de lado el alcohol, sin abandonarlo del todo “alguna que otra cerveza caerá” me dije, pero sin seguir bebiendo como antes. No mas vómitos y no mas torturas hepáticas y aunque en muchas ocasiones me he estado planteando si merece la pena siempre acabo llegando a la conclusión de que sí.

Es por eso que no entiendo a la gente que necesita ir borracha para poder pasarselo bien. En mi caso al menos, me río lo mismo, con la diferencia de que a la mañana siguiente lo recuerdo todo perfectamente y me puedo reir más aun. Es muy triste que alguien tenga que ir bebido/fumado para mostrarse tal y como es, para atreverse a hacer lo que piensa o para sentirse libre, es triste pero es así. Mucha gente, que carece de agallas para ser como es, utiliza el alcohol u otros medios para dar rienda suelta a su persona… no hay que culpar a estas personas, tal vez no puedan ser así todos los días, pero, tal vez también, deberían de intentarlo al menos.

Me parece ridiculo ver que la gente presume de como tiró su dignidad a la basura, presumir de como acabas tirado en el suelo no es un tema del que se deba estar orgulloso.

Es curioso ver como la gente considera que entre diversión y alcohol debe de haber un enlace, un enlace que es imposible de romper. Solo cuando bebes obtienes diversión, solo te diviertes cuando bebes. Parece una nueva ley no escrita; “La necesidad de beber para divertirte” incluso cambiando el beber por fumar.

Y es cierto que no soy abstemio, pero si tengo bien claro que es mejor y puedo asegurar que me lo he pasado mejor siendo consciente que estando bebido.