¿Quien decide qué música es merecedora de estar en la radio? Es una pregunta que realmente me hace plantearme en que clase de mundo vivimos.

No alcanzo a comprender como es posible que en la sociedad actual el mundo del arte, el cual se ha caracterizado siempre porque triunfan los innovadores o los mejores en algún estilo, esté alterado. Hoy día no son seguidos por grandes masas aquellos que innovan, que hacen buena música por medio de sus instrumentos o que tienen voces que ponen los vellos de punta. Hoy el mundo de la música solo se fija en la cara bonita del cantante, en la composición sencilla y si puede ser sin instrumentos musicales mejor, ya pondremos una base que haga las veces de instrumental.

Y lo peor de todo es que la gente traga con ello, no les importa que eso que escuchan tenga de música lo mismo que una piedra golpeada contra un muro, lo que realmente les importa es que la gente lo baile a la par que ellos hacen lo mismo. Todos como borregos.

Los “músicos” de hoy día además son conscientes de ello. ¿Qué importa componer una buena obra musical si puedes ganar millones haciendo lo mismo de siempre con un par de variaciones? La mayoría de ellos dejaron de ser músicos hace años para pasar a ser empresarios que solo miran por el dinero y que les importa bien poco si alguien compra su disco para quemarlo, ellos quieren ver como sus arcas siguen llenandose de oro.

No pretendo decir que todo lo que yo escucho sea lo bueno, para nada, hay grupos dentro del metal que son un claro ejemplo de lo escrito arriba (Vease Metallica, por mucho que me gusten sus primeros discos) y por supuesto que también hay gente en el metal que no tiene ni idea de música, que solo se dedican a hacer ruido como muchos otros músicos de muchos otros estilos… pero yo puedo hablar de este género porque es el que conozco.

En los últimos días he tenido el placer de descubrir algunos grupos que, pese a la belleza de sus composoiciones probablemente nunca sean reconocidos por nadie más que por los cuatro “peluos” y un par de personas más que se encuentren con ellos por casualidad.

El primero de ellos es Vergissmeinnicht un grupo de China que se dedica a hacer fol… musica ambien… la verdad, no sabría definir que clase de género es el que ellos practican, el caso es que suenan muy bien y su música es preciosa. Sin embargo en last.fm solo tienen 3.000 oyentes frente al millón de oyentes de Shakira.

Por otro lado encontramos otro grupo llamado Seaeye que hasta la fecha solo tienen un EP. Procedentes de Ucrania tocan Shoegaze, un estilo hermoso… pero que por alguna razón no gusta a las radios ni medios de comunicación.

Estos dos grupos son el claro ejemplo de que hoy día hay algo que está mal. No es posible que haciendo buena música no triunfes mientras que haciendo algo repetitivo ganes millones.

Algo está mal y, sinceramente, no tengo ni idea de como podemos cambiarlo, pues la mayoría de la gente no lo ve así… tal vez es que esté loco, quien sabe.