Llega tarde, pero ya se sabe lo que dicen por ahí.

Pese a que han pasado 6 días desde que 2015 entró en vigor, es hoy cuando comienzo a escribir mis propósitos. Aun así, estos propositos son algo bastante básico, no va a haber mucha novedad respecto a años anteriores.

El año pasado fue nefasto en general y como es lógico tampoco iba a ser un buen año a la hora de cumplir propósitos. Es por eso que mi primer propósito es uno en común con el año pasado: Mejorar mi forma física. Lo cierto es que el año pasado lo intenté y durante un tiempo lo conseguí, puesto que en Abril y Mayo estuve apuntado al gimnasio y perdí unos 6Kg, pero en los últimos meses de 2014 las cosas se pusieron más difíciles y acabé recuperando lo perdido.

Por otro lado, el propósito del año pasado de escribir un libro (o empezar a escribirlo) sigue también vigente este año. El año pasado no conté con ningún tiempo y mucho menos ganas, pero este año pinta mucho mejor para empezar esta aventura así que me pondré manos a la obra lo antes posible.

Además de eso, en 2015 si que voy a viajar bastante. Mi cartera me lo permite y debo aprovechar ahora que puedo, puesto que los años pasan y con ellos la energía. Por ahora se plantea a lo lejos un viaje a Portugal (Para el Barroselas), otro a República Checa (De vuelta a Brutal Assault) y un último viaje a Galicia (Al Resurrection Fest). Desconozco si viajaré más aparte de los festivales o si cuando vaya a estos festivales haré alguna parada de turismo.

Como último y principal objetivo me marco algo bastante sencillo: Este año 2015 debo hacer al menos 1 cosa de la que acordarme con orgullo en cada mes. Sin duda creo que este es el propósito que tengo que cumplir sí o sí, puesto que este propósito hará de 2015 un año inolvidable.

Es normal que la mayoría de los objetivos sean comunes con el año anterior, puesto que el post del 2014 bien podría valer para 2015 al no haber cumplido ninguno, pero creo que está bien replantearlos.

Ahora toca trabajar para cumplirlos todos. ¡Este año sí!