www.xiaomishop.com_1406352660

Hace ya algunos años que me interesan mucho los dispositivos cuantificadores. Tanto es así que, de hecho, hace unos 2 años compré una Fitbit Flex llevado por un impulso consumista. Lo cierto es que en esta ocasión la experiencia no fue especialmente positiva y, como podéis leer en la review, acabé devolviéndolo y con la impresión de que a este tipo de dispositivos les faltaba mucho para llegar a ser realmente útiles.

Lo cierto es que desde ese momento no he dejado de esperar un cuantificador que realmente me llamase la atención. No han sido pocos los que me han parecido interesantes, pero su alto precio siempre me ha disuadido de comprarlos (La mayoría no baja de los 100€ y la Fitbit Flex sigue manteniendose en un precio alto de unos 80€). Pero en el momento en el que se presentó la Fitbit Charge HR lo cierto es que me dieron unas ganas tremendas de comprarme uno.

Y de tantas ganas que tenía de comprar uno al final me decidí… pero no por el dispositivo de Fitbit, sino por uno de la marca china Xiaomi que cuesta 10 veces menos. Si, el dispositivo del que os voy a hablar se puede encontrar por menos de 20€ (a mi en concreto me costó 15€). Os pongo un H2 para que se vea que mi tiempo de trabajo en El Androide Libre sirve para algo.

Recepción y primeras impresionesIMG_20150226_034443

 

Mi movimiento puede parecer extraño pero lo cierto es que en su momento le vi bastante lógica: Ahora compro la MiBand y dentro de unos meses, cuando tenga dinero, compro la de Fitbit. Así mataba el gusanillo de tener un cuantificador y de paso no gastaba demasiado dinero. Tras buscar por foros y demás me decidí a comprar la pulsera por Tinydeal a principios de Diciembre y en cuestión de un par de semanas lo tenía en casa.

El embalaje era simple, una caja pequeña de Xiaomi con un color vainilla (?) adornada con el logo de Xiaomi. Al abrirla encontré el core de la pulsera puesto en la correa de goma y si retiramos la cajita en la que viene insertada la pulsera encontramos el cargador, unas instrucciones en algún tipo de idioma pagano (chino, olvidáos del inglés).

IMG_20150226_034356

La primera impresión que da la pulsera es de no ser muy resistente. Me recuerda mucho a la Fitbit Flex puesto que el material parece similar a simple vista y el cierre es igual, aunque con el tiempo te das cuenta de que la goma de la que está hecha es, probablemente, más sensible a las rayaduras y más frágil por lo que es recomendable comprar un pack con varias pulseras aunque cueste un poco más puesto que si se rompe tendréis un recambio rápido.

En cuanto al core podemos observar que cuenta con tres leds practicamente invisibles cuando se encuentran apagados y un aspecto alargado y metálico por la cara exterior. Por su parte, la cara interior nos muestra un cuerpo de plástico con el logo de Xiaomi mientras que en los laterales no encontramos nada más que los dos “pines” (no sé si esta es la palabra adecuada) que entrarán en contacto con el cargador. En cuanto a la batería, la pulsera me llegó con una carga del 37% y el cargador roto. Tuve que buscar por Tinydeal un cargador corriendo con miedo a que se me acabase la batería en cuestión de poco tiempo y lo cierto es que me sorprendió la cantidad de tiempo que aguantó la pulsera teniendo menos de la mitad de la carga. Según Xiaomi, la pulsera puede aguantar hasta 30 días de uso pero lo cierto es que yo llevo ya 22 días desde que la cargué entera y me queda un 48% de batería, con lo que me atrevería a decir que la autonomía real de la pulsera puede ser de hasta 45 o más días. Obviamente dependerá del uso que le deis, pero sin duda es un dato a tener muy en cuenta, sobre todo por el hecho de que los demás wearables no aguantan en su mayoría ni una semana sin conectarse a la luz.

IMG_20150226_112137

Debido a la ausencia de botones nos encontramos por tanto con un dispositivo que es inmanejable sin la utilización de un teléfono, lo cual puede interpretarse como un punto positivo o negativo. Podríamos decir que es algo positivo puesto que hace que realmente te olvides de ella cuando la llevas puesta, algo que es sin duda de gran importancia a la hora de llevar un wearable. Por otra parte, esto es negativo puesto que no tenemos ninguna forma de saber como va el desarrollo de nuestro día a día sin mirar nuestro teléfono y abrir la aplicación correspondiente. A nivel personal esto no me ha parecido relevante aunque probablemente si lo hubiesen incluido lo habría utilizado.

Edit: Mientras escribía esto descubrí (dos meses después de haberla comprado) que haciendo un movimiento como el de mirar la hora podremos ver el progreso en los leds de la MiBand.

Software

Untitled-1

Si bien el dispositivo no llama la atención por si solo su software suple todas las faltas que pueda tener. Aunque en un principio no sabía de dónde descargar la aplicación de la pulsera, buscando por foros encontré una versión traducida por la gente de HTCManía, algo que sin duda se agradece puesto que según he visto la versión oficial está solo en Chino y, creo, en inglés. Esta versión en castellano cuenta además con algunos aditivos que no sé por qué no vienen en la app oficial que se encuentra en la Play Store

Lo cierto es que la aplicación es muy similar a la de Jawbone. De sobra es sabido por todos que Xiaomi no destaca especialmente por su originalidad. En esta aplicación podremos ver nuestro progreso diario en la pantalla principal, el cual se mostrará como una rueda. Si deslizamos encontraremos un gráfico similar que nos presentará las horas de sueño que hemos tenido hoy y haciendo tap en cualquiera de las dos ruedas entraremos a un informe más detallado de ambas secciones.

Además, el uso de la pulsera no queda en solo esto. Si hacemos tap en la esquina superior derecha se nos desplegará un menú que nos permitirá ver los ajustes de la pulsera, las alarmas (que en este caso si son inteligentes), nuestro perfil, ajustes de laboratorio que nos permitirán contar abdominales o saltos a la comba y un curioso servicio que mejora la precisión de la pulsera utilizando el GPS. Esto último resulta de gran utilidad para medir un entrenamiento con la mayor precisión.

En el menú de ajustes podremos encontrar que la pulsera nos permite recibir notificaciones y configurar como queremos recibirlas. Ante la ausencia de pantalla lo único que veremos será a los leds iluminarse en los colores que queramos. Yo la he configurado para que si me vibra una vez sea una notificación de WhatsApp y se encienda un led verde, si vibra dos veces es de telegram y se encenderá un led cyan y si vibra tres veces es una notificación de Facebook Messenger y el led se enciende de color azul. Además, podremos activar la opción de que si nos llaman la pulsera comience a vibrar como loca. Estas opciones no son especialmente llamativas, sobre todo en comparación con las de otros dispositivos superiores, pero sin duda nos pueden servir de gran utilidad para cuando estemos de fiesta o en lugares en los que de otra forma ni nos enteraríamos de las llamadas o de las notificaciones. De hecho solo por la posibilidad de que vibre cuando nos llaman la compra ya merece la pena muchísimo. Yo gracias a estas funciones he pasado de tener el teléfono en vibración siempre a tenerlo silenciado del todo, aunque es cierto que también es posible que yo sea un poco maniático.

Por último, en la esquina superior derecha de la pantalla principal encontraremos un botón que nos llevará al historial de días. Este historial es bastante pobre y probablemente sea el punto en el que más flaquea la aplicación, puesto que solo podremos ver un pequeñísimo resumen de la actividad que realizamos en días anteriores o del sueño que tuvimos esos días.

Experiencia de uso

Untitled-2

En mi primera experiencia con un wearable lo que más me decepcionó fue el hecho de que este era tremendamente impreciso. En tan solo un par de días aborrecí la Fitbit Flex y decidí que no la quería, que valoraba mucho más el dinero que el tener una pulsera que no sabía contar mis pasos y que activaba el modo sueño cada dos por tres cuando iba conduciendo mi moto.

En este caso la experiencia ha sido totalmente diferente. No tengo ni idea de como es posible que una pulsera que utiliza más o menos el mismo método de detección que la Fitbit sea tan precisa. Recuerdo que al poco de tener la Flex fui a un concierto en el que estuve practicamente todo el rato quieto y aplaudí durante determinados periodos de tiempo, algo que ya he probado con la MiBand. Mientras que la Flex contaba cada palma como un salto y en conjunto pensaba que estaba haciendo un sprint la pulsera de Xiaomi no cuenta la mayoría de las palmas como pasos, algo que está bien puesto que si contase todos los pasos lo contaría como mucho más esfuerzo físico mientras que si cuenta algunas si que cuenta cierto esfuerzo pero no tanto. Esto se traduce de forma que el conteo de pasos es mucho más preciso y por tanto podemos saber con mayor exactitud cuántas calorías hemos quemado a lo largo de un día. Además, la opción de mejorar la precisión nos corregirá todo posible fallo que pueda haber, haciendo que el conteo de los pasos cuando hacemos footing sea tremendamente preciso, algo que es de agradecer.

Por otro lado, la pulsera también cumple a la perfección la tarea de trackear el sueño en una noche. Mientras que en la flex teníamos que dar 5 veces seguidas para activar el modo sueño la MiBand detectará sola el momento en el que nos vamos a la cama. Esta función también es alarmantemente precisa y me resulta totalmente imposible el discernir cómo se guía la pulsera para saber esto. Ha habido noches en las que me he acostado a leer media hora y la pulsera ha detectado que estaba en la cama desde el momento en que me metí en ella y que he estado despierto hasta poco después de dejar de leer, la verdad es que es impresionante.

No he podido probarla en el longboard o en cualquier otro medio que no implique dar pasos, aunque supongo que con el método de mejora de precisión se debe de poder medir muy bien una sesión de bicicleta (siempre que no sea estática, obviamente).

La pulsera es bastante cómoda, aunque ha habido alguna vez que me ha hecho daño al ponerse en una posición extraña y haciendome presión contra el hueso de la muñeca. Esto también pasó porque los primeros días llevaba la pulsera más apretada. Por su parte, la correa de goma se ensucia con facilidad y es conveniente lavarla después de una sesión de entrenamiento. Además, estando de concierto, en un pogo, el core se me calló al suelo y estuve a punto de perderlo. Esto no me preocupa demasiado puesto que es la única vez que me ha pasado y la verdad es que tampoco es de extrañar que si estás dándote empujones con la gente la pulsera no aguante la presión y el core se caiga. Tuve suerte de encontrarla rápidamente, habría sido bastante feo perderla habiendola usado menos de un mes.

Conclusiones de Xiaomi MiBand

Aunque mi primera experiencia no fue todo lo positiva que debía no me cabe duda de que la Xiaomi MiBand es un dispositivo que limpiará el mal sabor de boca a todos aquellos que tuviesen una primera toma de contacto como la mía.

Es sin duda un dispositivo que ya solo por las funciones secundarias como la notificación de llamadas ya merece la pena y que si además aporta una cuantificación tan precisa por un precio tan reducido se convierte en un accesorio imprescindible.

Por si fuera poco, ya hay rumores de que Xiaomi está trabajando en una nueva versión e incluso he llegado a leer por ahí que este podría presentarse en el evento de Xiaomi en el MWC de la semana que viene. Sin duda si la relación calidad precio se mantiene será un dispositivo muy a tener en cuenta. Yo por ahora no pienso cambiar de cuantificador puesto que este me ofrece probablemente todo lo que cualquier otro cuantificador me puede ofrecer por 100€ menos. Es cierto que no tiene medidor de pulso cardíaco pero bueno, tampoco puedes pedir mucho más por este precio.

Si tenéis alguna duda no dudéis en dejármela en los comentarios y os responderé a la mayor brevedad.

Galería

Pros

Contras

  • Ofrece un informe detallado y preciso de nuestra actividad
  • Gracias a su función de vibración no perderemos más llamadas estando de fiesta o con el teléfono en silencio
  • Su precio es ridículo
  • No tiene posibilidad de interactuar directamente con ella
  • La aplicación no nos muestra informes detallados sobre días anteriores
  • La pulsera es un poco endeble
  • No tiene medidor de ritmo cardíaco, algo que sería muy interesante

Nota final: 9,5