Y es esas veces que estas triste y alegre
cuando empieza a llover
y dejas que tranquilamente
cada gota de lluvia resbale por tu piel.

Entonces notas como el agua te limpia,
sientes como de la piel pasa al alma
y que esta te sonríe,
pese a que no esté feliz del todo.

-Escrito en una noche de lluvia, en la playa. No es gran cosa, pero algo es.