Etiquetado: Granada CF

EuroGranada

No sé exactamente cuándo fue el primer partido que fui a ver al Nuevo Los Cármenes. Si que recuerdo que iba con mi padre, cuando era muy pequeño, a ver jugar al Granada en 2ªB.

Recuerdo la temporada del fiasco del Murcia y cómo cada partido Capi y Notario eran mis ídolos y recuerdo cómo mi padre me contó muy decepcionado por teléfono que este año no habíamos ascendido, a lo que yo respondí «Bueno, no pasa nada, el año que viene seguro que lo conseguimos». Y no ascendimos al año siguiente. De hecho ahí lo peor estaba por comenzar.

Recuerdo cuando descendimos a 3ª y cómo parecía que nunca saldríamos de ese infierno. También los goles contra la Balompédica Linense. Y aquella derrota tan dolorosa en Guadalajara que luego se saldó con 3 goles a nuestro favor en Los Cármenes y un ascenso.

Recuerdo los dos goles contra el Alcorcón 2ªB que nos valieron para luego sellar un ascenso con un 1-0 en Santo Domingo. Y la invasión de campo. De hecho tengo hasta un trozo de la red de la portería que defendió Jose Juan y que me dio un conocido como recuerdo. Y la portada de los periódicos de ese día en la que salía en una esquina coreando a Ighalo con mi bufanda y la cara pintada de rojiblanco y con el sudor borrando esa pintura.

Jamás olvidaré la tanda de penaltis contra el Celta, con ese giro inesperado y la llorera que me pegué por el pase a la siguiente ronda. Ni la final contra el Elche, que me tocó vivir de viaje de estudios y siguiéndola por la radio en una habitación con todos mis compañeros de clase.

Se vivieron muchas cosas desde entonces, muchos años de sufrimiento en primera, un descenso y la temporada pasada, gloriosa, en la que conseguimos ascender de nuevo, pero lo que no esperaba era esto.

Porque recuerdo que cuando el Granada estaba en 3ª división yo dedicaba mi tiempo a crear una equipación rojiblanca horizontal en el videjuego de turno y soñaba con que ese equipo jugaba contra los grandes. Soñaba que nos clasificabamos para jugar contra los mejores del continente, pero no pasaba de eso, de un sueño.

Hoy ese sueño es real. El Granada está en la Europa League y probablemente si se lo contase a ese niño de 9 años me habría tenido por loco. A veces ser del Granada se hace muy duro, pero por momentos como este merecen la pena

Gracias Diego Martinez. Gracias equipo. Gracias Granada CF.

Leer más

Afición

Creo que no estamos entendiendo bien la situación. No sé si somos conscientes de que a 25 de Diciembre de 2013 el Granada CF, un equipo que no veía la élite del fútbol hacía muchísimo tiempo allá por 2011, está clasificado en el puesto número 12 de la tabla. No sé si somos conscientes de que los 20 puntos con los que contamos son el mejor número que hemos obtenido en las últimas 3 temporadas, teniendo ya casi la mitad de lo necesario para salvar la categoría sin terminar la primera vuelta y, además, estamos situados en un puesto bastante tranquilo de la tabla, a 5 puntos del descenso (y a solo 8 de Europa League). ¿Cómo es posible que, yendo las cosas así, haya gente que se atreva a pitar a nuestros jugadores? ¿Con qué cara le estamos diciendo al entrenador que más alto nos está llevando «Lucas vete ya»? Os recuerdo que el año pasado por estas fechas teníamos 13 puntos y que hace dos años teníamos 16.

Han quedado olvidados esos años en los que el Granada se enfrentaba a equipos como el Arenas de Armilla o luchaba por ganarse una plaza en la liga de ascenso a 2ª contra el Linares… o tal vez no es que haya quedado olvidado, es que sencillamente, los que hoy día exigen que un equipo como el nuestro juegue como los ángeles, solo tal vez, no estaban ahí. Estoy seguro que si hubiesen estado en esos momentos hoy serían mucho más agradecidos con lo que tenemos.

Al estadio se va a animar, se va a dejarse la garganta por tu equipo y tus colores. Al estadio se va a hacer que los jugadores sepan que estás con ellos, a llevarlos en volandas y, si hace falta, a ayudar a que se levanten.

Si, es bien cierto que nuestro equipo no da el rendimiento esperado en casa, es cierto que las cosas podrían ir mucho mejor, pero creo que el por qué está claro: Porque aquí juegan con una presión añadida. Gracias a vosotros, silbatos con patas, nuestros jugadores salen con una presión añadida al terreno de juego. Gracias a vosotros, un jugador que tenga un fallo sentirá que no vale para nada durante el resto del partido. Y así nos va.

Lo cierto es que no pensaba publicar nada al respecto de lo vivido el Sábado en el Nuevo Los Cármenes pero me he encontrado con un reportaje de El Día Después que me ha cabreado. En especial quiero dedicarle esto al hombre que tan airadamente critica al 22 (Aunque es aplicable a todos los silbadores). Pido por favor a todos los «aficionados», como este hombre, que se vayan a su casa a ver el fútbol, con su brasero y una cerveza.  Y lo pido, creo, en nombre de todos los que vamos al estadio no a solo a ver un partido, sino que a ver a nuestro equipo, a dejarnos la piel junto con nuestros jugadores. Oiga señor, que con el dinero del carnet le da para pagarse el Canal Plus y así puede ver al Granada y a su Madrid/Barsa, que seguro que también es súper fanático de alguno de estos dos. A continuación os dejo el video:

 

¡Menos silvar y más animar!

Leer más